sábado, 21 de agosto de 2010

Tres Vodkas en la mañana.

Te dejé salir de casa, cómo dejé salir mi deseo por ti aquella noche.
Te toque suavemente al levantarme mientras aún tenía tu voz en mi cabeza.
Me fumé un malboro rojo.

Y aunque mi orgullo no se debilita muy fácilmente, tú me abandonaste, pateándome, por completo, fuera de tu vida. Y ahora no puedo creer que esto pase.
Que ingenua.

Y ahora me siento tan pequeña descubriéndote de nuevo. Cómo es que no pude darme cuenta antes?.

Y, yo sé, que ni me acerco a tu edad cariño, más del doble de años, más del doble de diablo.

No estoy acostumbrada a esto, yo soy de las que observa, no de las que acecha.

La verdad es que nunca pensé que me tomarías tan en serio cómo lo hiciste por un tiempo.
Tampoco me imaginé que después de quella noche en la que apunté mi número en una servilleta para ti, llevaríamos las cosas tan lejos.

A pesar de eso, me mandaste a volar querido.

Tu mensaje fue brutal, pero lo entregaste de manera suave.

Ojalá que esta mierda que pasó, me ayude a calmar mis perversiones. Por lo menos, tú te sentiste atraído hacia mi, lo que no esperaba, pero corazón, jamás me sentí tan avergonzada de tener mi edad, como ahora.

''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''

Mi querida,
tu me entiendes,
y me has entendido durante veinte años,
y pareces no haberte aburrido de mi.

''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''

Ojalá jamás hubieses roto mi corazón,
para que pudieramos seguir teniendo sexo con amor.
Sin embargo ya no hay vuelta atrás.

Nunca tendrás mi mente de nuevo, ni en el día ni en las noches en las que aún nos vemos.
Así que disculpa si volteo mi cara,
porque ya conozco todos tus sonidos.

Tu aroma, es el mismo, ya no lo siento igual.
Ojalá pudiera deshacerme de ti,
pero te necesito tanto como tu me necesitas.
Y ahora, ya sabes porqué solo hablamos de noche.
Y la única forma en la que tomo tu mano, es para ponerla en el lugar correcto.

Oh!, eres tu de nuevo, hagámoslo bien y debajo del agua,
y aunque eres una cara familiar y constante,
sé que jamás jugarás limpio en mi cama.


''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''

1 comentario:

Rene Alejandro Rodriguez Diaz dijo...

Magnifico texto.
tan llena de fuego.