sábado, 19 de junio de 2010


Encontré un Diego una noche en un bar de buena muerte.
Mamá, mamá!, puedo quedarme este Diego?.

Desde ese día he podido abrir las alacenas y esperar que salgan ángeles.

1 comentario:

Vania Vargas dijo...

que leeeendo!! saludos