jueves, 6 de enero de 2011

Por qué no me contestabas?.

Ese día estuve con molestias desde la mañana, tuve que tomar un taxi para recorrer sólo un par de cuadras. Al llegar al estudio me bebí un té verde y adelanté un poco el laburo del siguiente mes. Entrada la tarde sonó el teléfono, era mi amigo, iríamos a ver apartamentos en el centro. Pero yo estaba demasiado mareada para hacerlo en ese momento, así que lo dejamos para el día siguiente. Llamaron a la puerta, mis amigas llegaron a verme, bajé con ellas hasta el restaurante, charlamos de sus últimos viajes y de los nuevos clubes de moda.
Entrada la noche llegué a casa, el teléfono volvió a sonar, preguntaron por mi, un tal "marero". Colgué de inmediato. Un rato después, salí a la farmacia, necesitaba una prueba de embarazo, así que pasé al mostrador, mi estómago estaba destruido por lo vértigos del día. Al momento de pedirla volteé al lado, ahí estaba mi amor platónico, RRRosa, él no me conocía, así que sólo volteé de nuevo la cabeza.
El hombre de la farmacia se me quedó mirando fijamente. Yo fruncí la boca y pagué.
No tuve el valor de hacerme la prueba esa noche,
no de contestar el teléfono.

1 comentario:

Rene Alejandro Rodriguez Diaz dijo...

Definitivamente uno de mis favoritos.