jueves, 17 de febrero de 2011

Inmemorial

Hace un año me encontré contigo en un bar de buena muerte, estábamos ansiosos por conocernos. Amar no es una vocación, querido, pero esta vez me salió natural. Tus ojos parecían esperanzados aquel día, aquellas semanas, aquellos meses, cuándo me regalabas esos raros besos. Me sabían desde entonces a nostalgia. Hacer el amor aquella época parecía ser todo. Tomarnos de las manos, fuerte, y encontrarnos bajo las luces naranjas de la ciudad. Te amé. Mucho, más que al hombre por el que te dejé.

4 comentarios:

Jorge dijo...

lo disfruté tento

David Lepe dijo...

qué nítido texto

Pablo Hernández M. dijo...

despiadada memoria!

Kerenski dijo...

"Amar no es una vocación, querido, pero esta vez me salió natural."
Bien ahí.